Los depósitos en cualquier moneda que no sea EUR se convertirán a euros en base a la tasa de conversión de su banco o sus proveedores de pago.


Todas las retiradas de fondos de su cuenta de inversión se procesarán en EUR.